Sin palabras




La cara de los alumnos el día que llegaron al taller de prácticas lo dice todo del panorama desolador con que nos encontramos.



Habían tirado tabiques, anegado toda la obra, roto las gradas que estaban construyendo. No es la primera vez y el tiempo nos demostró que tampoco la última.



Pero sus miradas también reflejaban reflexión. ¿Tal vez porque en otras circunstancias serían alguno de ellos los protagonistas?...